cuentos sobre parejas

La tostada quemada

  

 

Una mañana, al ir a desayunar, mi mamá puso un plato de tostadas demasiado quemadas en el centro de la mesa. Mientras esperaba que alguien lo notara y dijese algo, mi papá tomó una tostada, sonrió a mi madre y me preguntó por cómo me iba en la escuela.

 

No sé lo que le contesté, pero si recuerdo verle untando mantequilla y mermelada a la tostada y comérsela toda. Al levantarme de la mesa, escuché a mi madre pedir disculpas a mi padre por esas tostadas tan quemadas. Nunca voy a olvidar lo que le contestó: “Cariño, no te preocupes. De vez en cuando me gusta una tostada bien quemada para desayunar”.

 

Más tarde, al ir a despedirme de mi padre para ir a la escuela, le pregunté si era cierto que le gustaban las tostadas bien quemadas. Él me abrazó y me dijo lo siguiente: “Hijo, tu mamá va a tener un día muy duro hoy en el trabajo. Está cansada y te aseguro que un poco de pan quemado no le hace daño a nadie. La vida está llena de cosas imperfectas y gente imperfecta. Aprender a aceptar los defectos e incluso decidir celebrar las diferencias de los demás es una de las cosas más importantes para crear una relación sana y duradera. Una tostada quemada no debe romper un corazón”.

 

 

La compresión y la tolerancia es la base de cualquier buena relación. Debemos ser más amables de lo aparentemente necesario, porque todas las personas están, en este momento, librando algún tipo de batalla. Todos tenemos problemas y todos estamos aprendiendo a vivir. Y el camino a la felicidad no es recto. Existen curvas llamadas equivocaciones, pero también existen los amigos, la familia, la paciencia y, sobre todo, la decisión de amar a los otros, con sus diferencias y con sus defectos.

 

Pregunta para el diálogo :
¿Cuál ha sido mi última equivocación en mi convivencia contigo? ¿Cuál ha sido tu reacción? ¿Cómo me siento ante esto?

 

Artículos por temas

Redes sociales

Siguenos en YouTube Siguenos en Twitter

Siguenos en Facebook Siguenos en Internet

Última pregunta